Lunes, 09 Octubre 2017 16:46

La insólita estrategia de Susana Giménez para salir a la calle

La diva reveló cómo hizo para pasear de incógnito por el Barrio Chino y se sinceró sobre el precio de la fama: "Te da un miedo espantoso".

Susana Giménez (73) recibió este domingo en su programa a Sofía Gala Castiglione (30) para charlar sobre Alanis, la película de Anahí Berneri por la que la joven actriz e hija de Moria Casán (71) acaba de obtener uno de los premios más prestigiosos de la pantalla grande: la Concha de Plata a la Mejor Actriz en el Festival de Cine de San Sebastián.

Entonces, la diva de los teléfonos le preguntó a la hija de su histórica compañera de tantísimos elencos sobre sus polémicas declaraciones sobre las prostitutas, las mozas y hasta del repudio de UTHGRA (Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos). Como era de esperarse, la hija de la One volvió a sorprender con sus frases.

Sin embargo eso fue sólo el comienzo de la entrevista. Sucede que a medida que transcurría el programa, la charla entre Susana y Sofía iba poniéndose más interesante y como de costumbre todo desembocó en una desopilante anécdota de la figura de Telefe.

Es que la joven actriz alentó a la animadora para que fuera al cine a ver su película y esta respondió con picardía e ingenio que iba a hacerlo pero "disfrazada". "Andá al cine a verla. Yo sé que te debe costar un montón, a mi mamá también le cuesta", aseguró Sofía.

Y Susana bromeó: "Voy a ir con una peluca marrón". "Ay, qué bueno", le retrucó Sofía y para suya sorpresa y de miles de televidentes, la conductora comenzó a contar una divertidísima anécdota de su vida privada.

Es que, SG reveló que hace no mucho que se disfrazó para pasar desapercibida mientras recorría las calles de un conocido barrio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

"El otro día me disfracé y me fui al Barrio Chino. Peluca marrón, anteojos como de chicata y hasta la voz tenía que cambiar. Me hacía la inglesa, porque por la voz me reconocen", relató la diva sobre el peculiar atuendo que eligió para que no la reconocieran en la vía pública y agregó: "Me gustó porque disfruté de una cosa que no conocía".

En ese momento de la charla, Susana también destacó un aspecto un tanto feo y negativo de su popularidad. "Se junta la gente y te da un miedo espantoso", comentó la diva, quien al parecer no se lleva para nada bien con las muestras de cariño excesivas de su público.

Gala entonces aprovechó la ocasión y contó que su mamá ama ir "al Once" a comprar cosas. "Había ido una vez, dos veces y la última la tuvieron que sacar los bomberos porque se llenó un negocio de gente. ¡Imaginate en Once a las tres de la tarde! Pero ella ama comprarse cosas ahí", cerró risueña la exitosa actriz.