Miércoles, 09 Agosto 2017 16:20

Volvió la pasión de multitudes con los 80 años de turismo carretera

El chaqueño Juan Manuel Silva  (Ford) supo reponerse de un inicio con cierta complicación y se impuso  junto al arrecifeño Juan Tomás Catalán Magni en los "1.000  Kilómetros de Buenos Aires", prueba con la que el Turismo Carretera  celebró su aniversario número 80, ante un marco imponente de público  en el autódromo "Oscar y Juan Gálvez".    El evento contó con la presencia del presidente de la Nación,Mauricio Macri,quien dijo "que los argentinos tenemos que poner por el país la misma pasión que tenemos por el automovilismo ",Y SE LARGÓ LA CARRERA.
 
 
"Pato" Silva, conocedor de las carreras de larga extensión por  sus distintas participaciones en las 24 Horas de Nürburgring y el  Rally Dakar, contó con la brillante colaboración de su joven  compañero, quien apuntaló su recuperación desde el toque con Gastón  Mazzacane en los metros iniciales, que lo llevó a la posición 44.    
 
Después de una progresiva recuperación, y apoyado en una gran  estrategia, Silva coronó una gran actuación en el Coliseo porteño  y se apoderó del triunfo luego de 5 horas y 30 minutos de carrera,  escoltado por el saltense Guillermo Ortelli, quien compartió su  Chevrolet con Valentín Aguirre y Diego Martínez, y el rionegrino  José Manuel Urcera, quien junto a Mariano Altuna manejó el Chevrolet  número 151 y heredó el último escalón del podio por una sanción a  Juan Marcos Angelini (Dodge).  
 
El chaqueño, décimo líder que tuvo la competencia en sus 178  vueltas, partió desde la tercera posición en una primera fila  integrada también por Ortelli y Matías Rossi, y pareció perder todo  tipo de chances cuando el roce con Mazzacane lo envió al fondo del  pelotón.    
 
De esa manera, vio desde atrás cómo Rossi y Ortelli se  intercambiaban el liderazgo en las primeras tres vueltas, cómo Juan  Martín Trucco (Dodge), quien manejó 772 kilómetros durante cuatro horas  y trece minutos, punteó en cuatro pasajes diferentes de la  carrera.    
 
También fue testigo de los pasos fugaces por la cima de  Mazzacane, Christian Ledesma, Agustín Canapino, Emiliano Spataro, a  través de Juan De Benedictis, y de Facundo Ardusso, así como también  del andar sin fisuras durante buena parte de la prueba de Mariano  Werner (Ford), tras largar último por una sanción y llegar a  liderar la carrera.    
 
Ganó el piloto de Resistencia un poco de terreno en cada una  de las nueve neutralizaciones que tuvo la prueba y tuvo su premio  en la vuelta 145, diez después de que su joven compañero, hijo del  ex piloto Julio Catalán Magni, le devolviera su Ford 111 luego de  48 giros al circuito 12 del trazado porteño.    Salto a la punta cuando Facundo Ardusso realizó su quinta  detención en boxes, para cargar combustible. Allí el "Pato" se aferró  a la posición de privilegio y a otra victoria histórica en el TC,  como cuando triunfó en su debut en La Plata en 1998, o cuando se  subió a lo más alto del podio en la carrera número 1.000 de la  categoría.    
 
Es cierto que los giros finales no fueron del todo cómodos  para Silva porque si a la cita le faltaba un condimento, ese fue el  ascenso de Ortelli a la segunda colocación a cinco giros del  epílogo, tras los retrasos de los autos de Trucco y Werner, conducidos  por Elio Craparo y Juan Ronconi, respectivamente.    
 
Paradójicamente, a Ortelli no le alcanzó el tiempo para ir a  buscar a Silva y adueñarse del clásico Ford y Chevrolet, pese a que  lo intentó. Y el chaqueño finalmente festejó. Y se abrazó al  joven Catalán Magni, que no quería soltar a su ídolo cuando se fundió  en ese gesto casi paternal. Y le dedicó el "Pato" el triunfo a su  padre y a su ex colega Guido Falaschi, que "festejan desde el  cielo".    
 
Y el TC aprobó un examen exigente, ante un Gálvez repleto POR UNA FERVOROSA MULTITU. Lo  hizo con una gran carrera, de esas que seguramente serán  recordadas por un largo tiempo, sobre todo por el "Pato" Silva.TV PÚBLICA.