Viernes, 02 Noviembre 2018 10:18

Yanina Latorre y Luciana Salazar, a los gritos en la tv

La panelista de Los Ángeles de la mañana y la actriz mantuvieron una fuerte discusión en donde sus intimidades quedaron expuestas.

La conflictiva separación de Luciana Salazar con Martín Redrado dio paso a muchas acusaciones y polémicas.

En medio del debate sobre si existe o no un acuerdo económico secreto entre la expareja, Yanina Latorre se cruzó vehementemente con la blonda en Los Ángeles de la Mañana, lo que provocó que la discusión (¡a los gritos!) ingresara en un terreno de picantes chicanas del ámbito privado de ambas.



La escandalosa pelea de Yanina Latorre y Luciana Salazar:

Yanina Latorre: -Tenés que soltar a la familia Redrado si realmente te querés separar.

Luciana Salazar: -Vos hay muchas cosas que no sabés y hablás de más.

Yanina: -No, yo no hablo de más, hablo de todas las pavadas que tuiteás vos.

Luciana: -Vos seguís diciendo algo que te costó una pelea con Ana Rosenfeld.

Ángel: -¿Lo del acuerdo (de Salazar) con Redrado?

Luciana: -Sí.

Yanina: -Mirá, te voy a decir algo, que Rosenfeld se cague y se vaya para atrás no es mi problema, lo tengo escrito en mensajes. Por algo tuve un juicio con Redrado y salí sobreseída. Yo te aclaro que lo único que no hago es mentir.

Luciana: -¡Demostralo, demostralo!

Yanina: -No lo voy a mostrar porque no se me canta y no hay nadie que me importe menos que vos. Si hay algo que yo no hago es mentir, trabajo de esto y me va muy bien. Pero lo que te digo es que, si te querés separar de Redrado y no es el padre de tu hija, soltalo. Tenés una obsesión con estas cosas.

Luciana: -Te voy a hacer un juicio a vos, porque si seguís diciendo algo, mostrá las pruebas.

Yanina: -¿Por qué las voy a mostrar? Intimame a un juicio y te las muestro. ¿Quién sos vos para decir que la gente muestre las pruebas? Luciana estás muy aburrida, andá a cuidar a la nena.

Luciana: -Yo cuando hablo de cosas concretas muestro las pruebas.

Yanina: -¿Qué pruebas? Es la vida tuya a través de Twitter. No hay nada más berreta.

Luciana: -Podés quedar como mentirosa...

Yanina: -De la misma forma que escuché cosas tuyas en privado, que no mediaticé y que un día las puedo contar, y vos vas a negar que me las contaste. Con Rosenfeld me pasó lo mismo, lo niega.

Luciana: -Yanina, contá lo que quieras, no me importa, pero te puede traer problemas...

Yanina: -No voy a contar nada tuyo porque tengo códigos. No tengo ningún problema personal con vos, ¡me aburre tu cuento con Redrado!

Luciana: -Listo, listo. Lo que yo te digo es que si estás hablando de algo tan serio y das tanta seguridad...

Yanina: -Lo tengo hasta escrito por Redrado. Haceme otro juicio que me encanta verte en Tribunales a cara lavada.

Luciana: -El juicio te lo va a hacer Ana, porque vos estás exponiendo a Ana.

Yanina: -Jajaja. ¡Qué hermoso! ¡Me encanta! ¿Vos te das cuenta que tu vida mediática está atravesada por juicios y demandas? ¿No te da vergüenza tanta pavada? ¿Qué juicio me va a hacer Ana, por contar que Redrado tenía un acuerdo con vos?

Luciana: -¿Vos me hablás de vergüenza? ¿Querés que diga lo que vos viviste el año pasado? ¡Y vos hablás de vergüenza!

Yanina: -¿Qué tiene que ver? Decir que me metieron los cuernos. ¿A ver, qué vergüenza hice? ¿Sostener una familia? ¿Perdonar a mi marido? A mí no me da vergüenza perdonar a mi marido, me da más vergüenza leer las pavadas que escribís vos de otras familias.

Luciana: -¡Ay, Yanina, vos nunca hiciste nada! No hables de vergüenza.

Yanina: -¿Y qué hice? ¿Por qué no puedo hablar de vergüenza? ¿Yo qué vergüenza hice? ¿Por qué tengo que tener vergüenza, porque me metieron los cuernos? Nunca hablé del padre de mis hijos, ni de mis hijos. ¿Por qué tengo que tener vergüenza? ¡Decímelo vos! ¡Que me conteste!

Luciana: -Yanina, no hablemos de vergüenza.

Yanina: -Hablemos de vergüenza.

Luciana: -Bueno si vos decís que tenés pruebas, ¿qué es lo que te da vergüenza (de mí)?

Yanina: -No vayas a las pruebas, estás obsesionada con Redrado... ¿Decime qué hice, además de ser víctima de un cuerno? No le hablo más. Vos no tenés vergüenza, estás obsesionada con un tipo, que es el padre, que no es el padre (de su hija, Matilda).

Luciana: -Vos tenés problemas con todo el ambiente artístico, por algo debe ser.

Yanina: -Yo digo la verdad.

Luciana: -Entonces te exijo que me lo demuestres.