Sábado, 30 Diciembre 2017 14:57

Varias actrices declararán como testigos de Calu Rivero

Mientras en febrero la Justicia comenzará con los testimonios en el juicio que le inició Juan Darthés a la joven por “calumnias e injurias”, ella consiguió voces a favor. El actor cuenta con Quique Estevanez.

La denuncia mediática de acoso sexual de Calu Rivero contra Juan Darthés sigue dando mucho que hablar y divide las aguas en el mundo de los artistas. El galán la llevó a juicio y recién en febrero, cuando se abra la feria, será la hora de los testimonios.

Por el lado de Calu se anotan compañeras del elenco de la novela Dulce Amor (Telefé, 2012) como María Valenzuela, Laura Novoa y Rochi Igarzábal y por el lado del actor, el productor de la ficción, Quique Estevanez.

Pero ayer, por primera vez, la madre de la actríz se expresó sobre el tema. Rita Del Valle, frente a las cámaras del ciclo Confrontados (Canal 9) sólo afirmó que “Estamos todos muy fuertes, que no quiere decir que estamos bien. No soy yo quien debe hablar. Calu ya dijo todo lo que tenía para decir”, expresó la mujer.

De las actrices mencionadas sólo hizo pública su posición María Valenzuela, quien en el culebrón interpretaba a la madre del personaje de Calu. “Es muy largo el tema, habría que hacer un poco de historia. Yo, si la apoyo es porque creo en ella. Tengo motivos para creer en ella” y agregó que “si lo veo a Juan lo saludaría porque soy educada. Porque así me educaron mis padres. Pero del otro lado no tendría idea...”

Ayer trascendieron los nombres de dos nuevas colegas, Laura Novoa, quien en Dulce Amor era la mujer oficial del personaje de Darthés, y Rochi Igarzábal, quien era la hermana de Calu en la ficción. Dicen que el testimonio de Laura Novoa sería vital para la justicia porque, según la periodista Laura Ubfal, en los intervalos de las grabaciones Calu Rivero le habría confesado su padecimiento.

Tanto ella como Rochi Igarzábal se niegan a hablar en público sobre este tema delicado y esperan a febrero, cuando la justicia comenzará a actuar para avanzar en la causa que inició el actor por “calumnias e injurias”.

El hecho en cuestión data de cinco años atrás. En aquel entonces, Calu Rivero -en pleno éxito- dejó la tira pese a que era un trampolín para ella. La joven no regresó a la novela y sólo lo hizo en las dos semanas finales, pero sin mantener contacto alguno con el personaje de Darthés. La conversación entre ambos se daba por la plataforma web-cámara.

El productor de Dulce Amor, Quique Estevanez, quien al principio se expresó a favor de Darthés al afirmar que él nunca vio nada raro en el set de grabación, ayer en Confrontados señaló: “No me quiero meter en esto que no me gusta. Es un tema que está judicializado y me gustaría hablar delante de un juez, me hace mal. A mí me gusta la justicia y esto me parece muy feo. Si me llama el juez, voy y declaro”. En febrero se sabrá quién tiene razón.