Jueves, 05 Octubre 2017 17:13

¡Seguro que la Bombonera vá a temblar...!

Hasta el momento, Brasil (con notoria comodidad) es el único equipo sudamericano clasificado al Mundial de Rusia 2018. Por eso, las dos últimas fechas definirán las tres plazas y media restantes (ese "medio" es el repechaje) y serán para alquilar balcones.
Como el Scratch ya tiene su pasaje asegurado, quedan aún tres cupos directos de cara a estas dos jornadas, que se disputarán entre al menos 7 selecciones que todavía cuentan con chances.Argentina con Sampaoli ya tuvo tres DT para estas eliminatorias, dos debieron renunciar a pedido de la AFA,el que dirige ahora dice que tiene contrato para continuar con  resultado adverso inclusive, no se sabe desde que lugar de la geografía local seguirá en ese caso...,en los límites regionales se le haría muy díficil...fisicamente..., dijo un ensayista de renombre que va a Intratables casi todas las noches...
Si se toma en cuenta las Eliminatorias anteriores con este sistema, con 29 puntos un equipo se garantizaría el pasaje directo. Es decir que Argentina, actualmente con 24 unidades,debería ganar sus dos partidos para no depender de ninguna otra combinación de resultados.
Sin embargo, debido a la gran cantidad de equipos que pugnan por las plazas, varias son las posibilidades según los resultados de los otros encuentros.
¿Qué necesita Argentina para clasificar al Mundial?
- Si gana los dos encuentros, estará adentro (30 puntos)
- Si vence a Perú y luego empata con Ecuador se asegura el repechaje (28 puntos). Aunque también podría clasificar directo según los resultados de Colombia y Chile.
- Si empata primero con Perú y luego derrota a Ecuador (también 28 puntos), el panorama cambia y puede ocurrir cualquier cosa: clasificación, repechaje o eliminación.
- Si gana uno de los dos partidos (27 puntos), empata ambos (26) o empata uno y pierde el restante (25), puede llegar a clasificar al repechaje, aunque dependerá del resto
- Si pierde los dos partidos quedará sin chances de clasificar.

Si bien estos números, según el calculista de minuto uno, pueden ser variables dependiendo del resultado de las otras selecciones, la Selección argentina está, entonces, prácticamente obligada a ganar sus dos partidos para consumar su máximo objetivo de estar entre los 32 países que jugarán el próximo Mundial sin depender de nadie.