Lunes, 03 Abril 2017 00:46

El reencuentro de Pablo Echarri y Mirtha Legrand

El actor y ferviente militante K visitó este domingo el programa de la Chiqui y habló de todas y todos.
 
Después de tres años, Pablo Echarri volvió este domingo a sentarse en la mesa de Mirtha Legrand y dio de qué hablar con sus declaraciones. Es que, tal como se esperaba, el actor de 47 años y fiel seguidor de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, aprovechó su visita al programa de la Chiqui para destacar los gobiernos de la era K, criticar la gestión de Mauricio Macri y pegarle a su colega y también militante del FpV Andrea del Boca.
 
Al comienzo del ciclo, el esposo de Nancy Dupláa habló una vez más del conflicto que mantiene SAGAI, la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes, con InterArtis, la entidad paralela concebida por Luis Brandoni, Andrea Del Boca y Fabián Gianola.
 
"SAGAI ayudó mucho a los actores y tiene una fundación que es un instrumento para tratar de salvar las diferencias entre las figuras más rutilantes y exitosas y aquellas a las que les cuesta conseguir trabajo. El conflicto con estos compañeros fue concretamente que después de tantos años de no poder percibir el derecho a la propiedad intelectual, en vez de venir a trabajar dentro de la entidad o disentir, en vez de ganar una lista, armaron una entidad paralela", expresó Echarri y apuntó directamente contra Del Boca.
 
"Andrea tuvo un problema con nosotros, que es que tenía que cobrar 50.000 pesos, fue a hacer el reclamo a SAGAI y el dinero ya lo había cobrado el padre; ella creía que nosotros no le estábamos pagando, tenía con nosotros diferencias profundas, ideológicas, no estuvo de acuerdo en hacer crecer a la entidad", subrayó el artista, quien también se refirió a las millonarias sumas de dinero que la colorada cobró para sus novelas por la TV Pública.
 
"Haber recibido los montos que recibió para hacer una novela por fuera de los marcos comunes era peligroso y así salió. Los montos para hacer una novela son infinitamente mayores que para hacer una película. Podemos discutir si las formas de canalizar esos fomentos era a través de una universidad o no... yo nunca lo hubiera hecho. A Andrea no le creo en general un montón de cosas, me parece que ella actúa de una forma demasiado personalista y egoísta", cerró polémico el actor en referencia a su vínculo con Del Boca.
 
Además, el productor de La Leona, novela que hizo junto a su esposa y fue emitida por la pantalla de Telefe, se refirió a la grieta que aún hoy divide al país entre kirchneristas y macristas.
 
"Donde más noto la grieta es en el ambiente artístico, yo quiero que desaparezca esto", dijo Mirtha, quien en todo momento se mostró paciente y reflexiva, por lo que Pablo opinó: "Esta grieta hay que desconstruirla, no se puede tapar con cemento".
 
"Antes (los actores) se tenían que ir y se morían hoy se quedan acá", opinó por su parte Moria Casán, quien también estaba invitada al almuerzo. Entonces, Mirtha recordó a los artistas que durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón no podían trabajar y tenían que irse al exterior.
 
Ya casi en la mitad de la emisión, Echarri entró en otro tema polémico: las escuchas de Cristina. "En privado cada uno puede llamar a las personas como quiera", opinó el galán de telenovelas en referencia a los dichos de la ex mandataria. Y siguió: "A mi presidenta la elegí por una ideología política. Después cuando se pone a putear a Parrilli (por Oscar, el ex titular de la AFI) no me gusta. Pero este gobierno también tiene problemas de conflictos de intereses y la discusión de la corrupción hay que darla en todos los estamentos de la política".
 
Pablo también negó haber recibido cualquier tipo de beneficios durante la era K. "Estaban los privilegiados", lo pinchó la Chiqui, y el actor le respondió con firmeza: "Yo tuve a la Afip y he pagado multas". En ese momento, Moria, quien no se perdía ni una de las respuestas del actor le insinuó que tanto él como su mujer serían buenos políticos. "En algún momento puede ser", aseguró Echarri.
 
Sobre la inseguridad, el actor opinó que se habla de ese tema "como si fuera un paracaidista y no se habla de las diferencias sociales". "No se habla de cómo achicar la brecha para que los focos de delincuencia dejen de existir, las medidas que se toman ahora se toman para agrandar la brecha social y no para achicarla (...) hay una grieta, hay un enfrentamiento de clases", expresó.
 
Hacia el final del programa, el ex de Natalia Oreiro reconoció que la marcha por la democracia le "pareció muy buena" aunque le sacaría "los títulos" de la prensa. "Es como un juego perverso decir que una marcha es democrática y que otra es antidemocrática, hay que medir con la misma vara", concluyó. (Diario Muy)