Miércoles, 26 Septiembre 2018 00:24

Mas luz en la calle Corrientes con el Multitabarís Comafi de Rottemberg

La inauguración oficial del Multitabarís Comafi, el nuevo complejo teatral impulsado por Carlos Rottemberg en plena Avenida Corrientes logro las presencias desde Moria Casán y Mirtha Legrand hasta Guillermo Francella y Nora Cárpena, hubo lágrimas de emoción y un clima festivo entre todos los invitados famosos y no famosos que acompañaron a Carlitos. Sí, a Carlitos. Porque fue una noche donde no importó el glamour y sí la emotividad que estuvo a flor de piel. Y casi parecía un gran festejo de cumpleaños lleno de familiares y amigos. En la platea estaban Juanita y Miguel, los padres del
empresario. Y arriba del escenario subieron a decir unas palabras el propio Rottemberg y su hijo Tomás, su sucesor directo en el rubro. El lunes, sin que fuera de manera formal, quedó a la vista de todos que la dinastía teatral Rottemberg ya está asegurada. A los 32 años, Tomás es quien se puso el proyecto del nuevo complejo teatral al hombro a la par de su padre. Su mamá, Linda Peretz compartió platea con Karina Pérez, la actual pareja del productor. Nicolás, de 2 años, y el nuevo bebé en camino que esperan Karina y Carlos, completan el clan. Entre los empresarios teatrales se destacó la presencia de Gustavo Yankelevich, reciente premio de Argentores y el colega del Maipo Lino Patalano.

Animados por Luis Novaresio, maestro de ceremonias, los productores Sebastián Blutrach (presidente de AADET) y Javier Faroni (a cargo de las tres obras que debutan en el nuevo Multi) estuvieron juntos en el escenario. Ambos destacaron el rol empedernido de hacedor, teatrista y emprendedor de Rottemberg. En plena crisis, cuando muchas salas se ven obligadas a cerrar sus puertas, Carlitos se empeña en construir más teatros. También subieron juntos al escenario Moria Casán y Mauricio Dayub, a dirimir en ese cuadrilátero de tablas cuál de las obras de las que ellos formaron parte es la más taquillera de todos los tiempos: Brujas o Toc Toc.

La One recordó cuando pisó ese escenario por primera vez, desnuda, en el teatro de revistas y Dayub, con mucho humor, pidió “permiso a la colectividad para nombrar a Rottemberg, Santo patrono del teatro”.A su turno y a pedido de Carlitos, Guillermo Francella también subió al escenario. El actor recordó que Rottemberg no paró nunca con su gen empresarial y abrió teatros a lo largo de los años durante todos los gobiernos. “Pinedo estuvo sólo ocho horas porque si no, le encajaba una salita a él también”, remató Francella.

Moria dijo presente. La diva recordó su paso por el teatro como vedette.

La sala central del flamante Multitabarís estaba llena. Los actores y actrices de los nuevos elencos, Atracción fatal, Cuerpos perfectos y La ratonera, entre ellos Solita Silveyra, Sofía Gala, Ana María Picchio, Florencia Raggi y Hugo Arana, se sumaron Arturo Puig, Selva Alemán, Luis Brandoni y muchos más. No faltaron los colegas productores, Gustavo Yankelevich, Lino Patalano, Diego Kolankowsky, Nacho Laviaguerre, Roberto Bisogno, Y muchos técnicos que trabajan en las salas haciendo su tarea tras bambalinas. La Presidenta de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, también estuvo en escena, recordando, entre otras cosas, que el viejo Tabarís fue una de las salas que le abrió sus puertas a Teatro Abierto en 1981, cuando un atentado impidió que aquel movimiento cultural se hiciera en El Picadero. Así fue como el teatro de revista y la movida cultural de la resistencia convivieron con total naturalidad en la emblemática sala fundada en 1924.

La periodista Olga Cosentino tuvo unas palabras para el productor también. “En plena crisis del 2001, Rottemberg emprendía su tarea con el Multiteatro. Y ahora lo hace con este proyecto en este momento complicado. Quiero darle las gracias por el teatro y por la esperanza”, dijo.Tampoco faltaron los funcionarios en la noche del lunes: el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta, el Director del Complejo Teatral Buenos Aires Jorge Telerman, el Ministro de Cultura de la Ciudad Enrique Avogadro, su antecesor Ángel Malher y varios más dijeron presente en la inauguración. Pablo Codevila, Selva Alemán y Arturo Puig también estuvieron junto a Carlitos.

Y hubo más familia, junto a Tomás y Carlitos compartieron escenario Guillermo y Francisco Cerviño, padre e hijo, dueños del Banco Comafi asociados al proyecto. Los Cerviño y los Rottemberg se abrazaron entre generaciones frente a todos. Y luego llegó otro momento especial. Rottemberg recordó que él alquiló esa sala en 1981 junto a su gran amigo, Guillermo Bredeston. “De él aprendí todo en esta profesión”, dijo emocionado. Y enseguida invitó a Nora Cárpena, a las hijas y a los nietos del actor y director recientemente fallecido para
entregarles una placa que estará junto a la boletería, en su homenaje. “Gracias, gracias, gracias”, dijo Nora, entre lágrimas y se llevó el gran aplauso de la noche.

Casi al cierre y muy al estilo de Carlitos, para cortar con el lagrimeo, Rottemberg, desde el escenario volvió a decir lo que dijo alguna vez en otras inauguraciones: “Viendo esta platea diría qué buen borderó pero enseguida pienso: son todos gratis”. Que siga la función, según comentó el cronista teatral de Abejorro.com.