Jueves, 13 Septiembre 2018 23:40

Cordera perdió la guerra con Clarín

El cantautor presentó su último trabajo discográfico "Entre las cuerdas" y brindó una extensa entrevista en “Todo lo demás también”, ciclo que conduce Bebe Contepomi en Mega 98.3.


Luego de dos años, Gustavo Cordera rompió el largo silencio posterior a los polémicos dichos que lo llevaron a la Justicia y presentó un nuevo disco que estará disponible este 14 de septiembre. Para eso eligió Mega y no quiso evitar hablar de los episodios que lo llevaron a aislarse y reflexionar.

Al comienzo de la entrevista, sonó “Ya no quiero castigo”, el primer adelanto de las 10 canciones que compone su nuevo álbum. “Estoy invadido por la emoción porque esperé este momento, lo fantaseé desde hace mucho, encontrarme así presentando este disco”, dijo Cordera movilizado y agregó: “Esta fue una de las pocas radios, sino la única que dijo ‘Nosotros lo vamos a seguir pasando’ y eso hoy puedo reconocerlo, puedo verlo, en otro momento en mi vida no lo podía ver y les voy a estar eternamente agradecido por eso.”

Al respecto, reflexionó y detalló todo lo que sufrió en estos años de silencio: “Alguna vez desde arriba del escenario insulté a Clarín y eran 15 mil personas insultándolo sin saber que algún día iba a volver el vuelto. En esa guerra infinita que tuvimos tengo que decir que perdí, y no esperaba que iban a venir de esa manera. Me rendí, saque la bandera blanca y dije: ‘Muchachos no peguen más porque ganaron’.”

“Cuando perdí lo primero que hice fue detectar qué sucedió conmigo. ¿Por qué lo permití?¿Cuál fue el aprendizaje de todo esto?. Si yo alguna vez desde las canciones condené, a quien sea, no importa si justa o injustamente, seguramente alguna vez también iba a ser condenado. Me parece totalmente natural y equilibrado lo que sucedió conmigo."

"No creo que no haya habido en el arte de la historia argentina una persona que haya recibido semejante condena, por no haber hecho nada, por haberme equivocado. Para mi el error es una puerta al cielo, el error es donde yo me experimento, donde aprendo y eso es sagrado."

Además, se refirió a lo que sufrió su familia con la condena social: “Esa provocación transformó mi entorno, tuve que aislarme de alguna manera porque era un suplicio para mi familia. Para mis hijos, mi mujer y mis viejos porque no se hablaba de otra cosa”, y analizó cómo pudo transformar ese sufrimiento en nuevas canciones: “He sufrido muchísimo con todo esto, entonces al ser tan violento el afuera para mi, tan hostil, fui forzado a irme hacia adentro y en ese viaje descubrí lugares donde no había llegado nunca. A estas letras no las escribí en mi vida. Es un disco para redimirte como ser humano. Las letras surgen de lo mas profundo de mi experiencia humana. Trata mucho del viaje del error, el viaje de la mayoría de los seres humanos."