Martes, 16 Octubre 2018 11:21

Crítica de cine: Rodrigo, una vida de película muy real

A tan sólo 2 semanas de su estreno en las pantallas argentinas, la biopic de Lorena Muñoz sobre Rodrigo Bueno está llegando casi a los 400.000 espectadores. Lo que no está nada mal teniendo en cuenta que no entró en el mes del cine nacional que contó con el descuento del 50% en el valor de las entradas.


Este retrato de la vida del potro cordobés que  dividió por completo a su familia, tiene una mirada adrenalínica que no hace más que reflejar lo que fue su vida, donde tuvo que afrontar la muerte de su padre, el productor musical Pichín Bueno, recién llegado a Buenos Aires; donde se muestra  la soledad, los amores prohibidos, la paternidad y los excesos del cantante.


A decir verdad, para todos los que vivimos –tal es el caso de esta cronista- trabajando desde los medios de comunicación aquellos años de explosión mediática del potro (1999 y 2000), desde sus presencias en los programas de tv, sus 13 shows en el Luna Park, sus presentaciones en el interior del país hasta su trágico final y la locura de sus fans en el velatorio en la municipalidad de Lanús,  esta cinta no cuenta nada que no se supiera. Por eso quizás extraña tanto el enojo de su madre y su hermano. La realidad es que  su único heredero, Ramiro de 21 años hoy en día, fue quien autorizó la historia, participa en la película y será quien cobre las regalías.


Pero si no metemos de lleno en el film “El potro, lo mejor del amor”, debemos decir que está muy bien filmada, muy bien resumida su vida en tan sólo 2 horas. Lorena Muñoz es una documentalista a quien ya hemos visto trabajar en “Gilda, no me arrepiento de este amor” por ejemplo y ya conocemos  su talento para crear grandes climas, así como para dar en la tecla al momento  de elegir a los actores que darán vida a la historia cinematográfica.


De movida impresiona ver a Rodrigo Romero, un albañil cordobés  que llegó al casting desde Río Cuarto y claramente su vida no volverá a ser la misma nunca más. Es tan parecido al potro, que realmente impresiona. Pero eso no es todo. Porque también canta todos los hits con una voz muy similar a la del Rodrigo original, logrando los mismo tonos y color de la voz. En lo que se refiere a su trabajo actoral, sabiendo que no estudió actuación ni viene de ese palo, hace una composición maravillosa, carismática. Su camino estará arriba de los escenarios claramente.


En el resto del elenco, se destacan las actuaciones de Florencia Peña en el rol de Beatriz Olave y Fernán Mirás en el papel del manager al que llaman todo el tiempo el oso. Uno podría que creer que el personaje de Peña encarnando a la madre del cuartetero roza casi lo bizarro si no conociese Bety. Pero Florencia no hizo más que componerla tal y como la hemos visto en cada una de sus apariciones mediáticas. Al tiempo que el trabajo de Mirás en la piel de José Luis Gozalo lo interpreta con sobrada eficacia.


En resumidas cuentas, a 18 años de su muerte Rodrigo volvió a través de la pantalla grande para reafirmar que el 24 de junio del año 2000 dejó de ser ídolo popular para convertirse en una leyenda.

Calificación: MUY BUENA



GABRIELA BENTOLILA



ACTORES: Jimena Barón, Florencia Peña, Rodrigo Romero. Fernán Mirás, Daniel Aráoz, Malena Sánchez, Diego Cremonesi.
GENERO: Drama , Biográfica .
DIRECCION: Lorena Muñoz.