Jueves, 03 Mayo 2018 00:33

El primer conflicto de Cannes, antes de levantar el telón

Ante el primer conflicto que surgió en el festival de Cannes a punto de empezar con una película que debía cerrar las muestra, tenemos la palabra oficial de las autoridades de la misma:

El 25 de abril, el Sr. Paulo Branco y su productora Alfama Films le pidieron a la corte que prohibiera la proyección programada para el sábado 19 de mayo de la película de Terry Gilliam El hombre que mató a Don Quijote, cerrando el Festival de Cine de Cannes 2018.

La moción se considerará en resumen el lunes 7 de mayo, un día antes de la apertura del Festival. El Sr. Branco hasta ahora ha ocupado muchos medios y legales, nos parece importante argumentar las razones que nos llevaron a seleccionar la película e incurrir en el ataque de un productor cuyo abogado, el Sr. Juan Branco, le gusta recordar que su imagen y su credibilidad se basaron principalmente en sus innumerables presencias en Cannes, y por su proximidad con grandes autores dedicados por el Festival. Lo cual es cierto, y se suma a nuestra perplejidad.

Este invierno, cuando The Man Who Killed Don Quixote nos fue presentado por Terry Gilliam, por Kinology Films, el vendedor de la película y Océan Films, quien lo distribuye, el Sr. Branco nos informó de su disputa con el director. , siguiendo la ruptura que siguió a su colaboración en la preproducción de la película.   Disputas como la que se da entre el Sr. Branco y Terry Gilliam no son infrecuentes, el Festival es informado regularmente, pero no es su responsabilidad tomar una posición sobre un tema de este tipo. Por lo tanto, después de la visión, y aunque parecía posible la publicación simultánea de la película, decidimos incluir este trabajo en la Selección oficial.   La misión del Festival de Cannes es elegir obras basadas en criterios puramente artísticos y una selección debe hacerse, sobre todo, de acuerdo con el director de una película. Este es el caso. Se nos advirtió sobre los posibles remedios y riesgos incurridos, en una situación ya encontrada en el pasado, pero en este caso, cuando se tomó nuestra decisión, no había nada que impidiera la proyección de la película en el Festival.

No actuamos a la ligera ni hicimos el más mínimo "paso en vigor", como dijo Juan Branco a la prensa. El "pasaje en vigencia", todos saben en nuestro negocio que siempre ha sido el método favorito del Sr. Branco, lo cual debemos recordar que organizó hace unos años una conferencia de prensa para denunciar el Festival de Cine de Cannes que no cumple no habría mantenido una "promesa de selección" en una de sus películas.

Hoy, el Sr. Branco permite a su abogado intimidar, así como declaraciones difamatorias y grotescas, una de las cuales está dirigida al ex presidente de una manifestación que ha utilizado a lo largo de su carrera para establecer su propia reputación.

El Festival de Cannes respetará la decisión de la justicia de intervenir, sea lo que sea, pero queremos repetir que está del lado de los realizadores y en este caso del lado de Terry Gilliam, quien sabe la importancia que para él un proyecto que ha experimentado tantas vicisitudes. Provocado por última vez por las acciones de un productor cuyo episodio definitivamente hace que la máscara se caiga y que ahora nos promete, por la voz de su abogado, una "derrota deshonrosa". La derrota sería ceder a la amenaza. En un momento en que dos cineastas invitados a la Selección Oficial están bajo arresto domiciliario en sus propios países, cuando la película de Wanuri Kahiu, Rafiki, que aparece en la Selección Oficial, acaba de sufrir la ira de la censura de Kenia, su país de producción es más importante que nunca recordar que los artistas necesitan apoyo, no ataque.

Esta ha sido siempre la tradición del Festival de Cine de Cannes, y seguirá siéndolo.

La proyección de clausura del Festival está sujeta a la decisión del juez que conoce de la solicitud de medidas cautelares al final de la audiencia el 7 de mayo. El lanzamiento de la película en Francia está programado para el sábado 19 de mayo, en 300 copias.

Es con serenidad que el Festival de Cannes esperará la decisión del Tribunal.

 Pierre Lescure, presidente, y Thierry Frémaux, delegado general.

Foto: un pasaje de "El hombre que mató a Don Quijote"