Viernes, 01 Septiembre 2017 17:59

"Zama" deslumbró en Venecia

La première del filme, basado en el libro de Antonio Di Benedetto, fue aplaudida por la crítica especializada.
 
Nueve años después de La mujer sin cabeza, Lucrecia Martel estrenó su nueva película, Zama (aquí se verá a partir del jueves 28). Lo hizo ayer, fuera de concurso, en el Festival de Venecia. Y la recepción de la crítica confirmó que la salteña es la cineasta argentina con más prestigio a nivel internacional: la mayoría de los medios coincidió en considerarla una obra maestra.
 
“Nos rendimos a los pies de Zama, el largamente esperado film de Lucrecia Martel, un clásico instantáneo que se coloca entre lo mejor del cine de los últimos años. Una película que hace pensar en Claire Denis, Werner Herzog o Hou Hsiao-hsien, pero que es única. Obra maestra”, escribió Manu Yáñez, de la revista Fotogramas. Xan Brooks, del diario The Guardian, la calificó con cinco estrellas sobre cinco, y observó: “Espero que Martel no tenga que esperar otros nueve años para hacer su próxima película. Es demasiado buena para estar sentada en los márgenes por mucho tiempo, y Zama puede ser su obra maestra. Un filme excéntrico y sensual”.
 
Los elogios también llegaron de otro prestigioso medio como Variety. Guy Lodge opinó: “La frustrante espera de nueve años por nuevo material de Martel no dañó su exquisito e ingenioso dominio del sonido y la imagen, ni su técnica para la sutilmente violenta exposición de los prejuicios sociales y raciales en los peldaños más altos de la escalera social”.
 
Otras publicaciones no compartieron el mismo entusiasmo. David Rooney, enviado de The Hollywood Reporter, escribió: “Sin dudas, algunos encontrarán embriagante la elíptica mezcla de absurdo beckettiano, ambigüedad surrealista, kafkiana farsa burocrática y naturaleza misteriosa, un hechizo enriquecido por el audaz uso de paisajes y caras llamativos. Para otros, el desdén de la directora por la explicación harán de Zama un aburrimiento exasperante, haciéndolos irse mucho antes de que su lánguida inacción deje lugar al delirio, la violencia y una sombría salvación”.
 
En una entrevista con la agencia DPA, ayer Martel se refirió a su larga ausencia: “Es una gran noticia para los que estudian cine que no hay que filmar tanto. Es una idea ecológica, no hay que llenar las góndolas de películas de uno ¿Tanto tenés para decir? Yo no tengo tanto para decir ,ni tantas ganas de trabajar”.