Lunes, 12 Noviembre 2012 15:25

La taquilla de las superproducciones en EE UU sube un 14% en lo que va de año, pese a la crisis

En un año que a priori se presentaba mucho más que negro, con la crisis económica alcanzando brutales y globales proporciones, el fantasma de la piratería agitando su condición de nueva pandemia de Hollywood y la venta de DVD -puntal económico de los estudios- cayendo un 6,3%, sucede lo inesperado: en las 10 primeras semanas de 2009, Hollywood aumentó su taquilla en un 8%. Según la firma Nielsen EDI, el aumento se cifra en número de espectadores y de dólares recaudados.



El cine es una alternativa a los conciertos y las vacaciones lujosas

Pero la cosa no queda ahí. Ya sobre la base de cifras de mayo, el aumento alcanza un 14% en Estados Unidos, confirma Hollywood.com Box Office. Y el comienzo de la temporada más lucrativa del cine, ese que en Estados Unidos arrancó el pasado fin de semana (en el que se celebró el Memorial Day) y concluirá la primera semana de septiembre, con el estreno de una superproducción cada fin de semana, también es positivo.

X-men orígenes: Lobezno ya va por los 165 millones de dólares (118,7 millones de euros) -y eso que fue pirateada en Internet antes de su estreno-, Star Trek supera los 191 millones de dólares (137,3 millones de euros) en tres semanas y Noche en el museo 2 arrancó con un sólido estreno de 70 millones de dólares (50,3 millones de euros). Sólo Terminator salvation parece pinchar en hueso y aún así la cifra no es desdeñable (67 millones de dólares -48,19 millones de euros- en su estreno). En España Noche en el museo 2 no ha logrado desbancar en el primer lugar de la taquilla a Ángeles y demonios. Terminator salvation se estrenará el 5 de junio.

Un menú de estrenos que, además este año, incluye nueve grandes secuelas o franquicias (en comparación a las siete que se estrenaron el verano pasado, cuando la taquilla amasó 4.130 millones de dólares, 2.970,7 millones de euros). Como afirmó recientemente el presidente de distribución de los estudios Fox, "sobre el papel, éste puede ser uno de los veranos más fuertes que hemos visto nunca". Y el cálculo es igual de optimista en las cifras de los estrenos hollywoodienses por todo el mundo.

Es de los pocos que se atreven a decirlo en voz alta. Durante la reciente celebración del ShoWest en Las Vegas, convención en la que anualmente se dan cita estudios y exhibidores para planificar su estrategia, todas las presentaciones comenzaron con la cantinela de "en estos difíciles tiempos económicos", a pesar de que el tráiler que mostraban a continuación olía a dinero incluso en la distancia.

Los números no mienten. Si durante el primer trimestre de 2008 sólo una película, Horton, superó la marca de los 100 millones de dólares (71,9 millones de euros), para 2009 cinco estrenos habían sobrepasado en ese mismo plazo esta recaudación (Superpoli de centro comercial, Venganza, Monstruos contra alienígenas, Fast & Furious y Watchmen).

El porqué de este resurgir en el número de espectadores cuando las nuevas tecnologías han hecho de la idea de ver "cine en el cine" un concepto del pasado es una pregunta sin respuesta taxativa. Están los que abogan por el auge del 3-D, pero el número de salas con capacidad para proyectar películas estereoscópicas o incluso en formato digital está muy por detrás de lo esperado. Sólo un 6% de las salas en Estados Unidos están preparadas para la revolución 3-D, frente al 13% que se esperaba en estos momentos.

La calidad de las cintas también está fuera de discusión. Y si es fácil suponer que el público busca comedias escapistas para huir de la recesión (Superpoli), el argumento se queda algo corto en cuanto se tienen en cuenta películas de corte más oscuro, como Venganza o Watchmen. Lo único probado es que el cine se ha convertido en la forma de entretenimiento viable y satisfactorio para los que han tenido que olvidarse de conciertos, videojuegos o vacaciones lujosas. ¿Hasta cuándo? "Esperamos que los espectadores sigan viendo el cine como uno de los espectáculos más cómodos y asequibles", deseó Alan Stock en nombre de los exhibidores.

De esperanza también se vive, especialmente cuando el futuro sigue siendo negro para una industria que ve páginas en Internet como The Pirate Bay entre las cien más visitadas en Estados Unidos y se espera que el mercado del DVD caiga un 7% este año, otro 6% en 2010 y otro 7% en 2011, según prevé la firma Sanford Bernstein.

Rocío Ayuso de Elpaís.es